Ir a…

Petroglifos

petroglifos

RSS Feed

El misterio del “henge” A Roda, acompañado del abandono


Aproximadamente hace unos 4.500 años, los habitantes de las laderas de Santiago de Reinante, quisieron hacer una obra que pudiera perdurar en el tiempo, construyendo fosos, allanando terreno y usando piedras, a fin de dar forma a una estructura prehistórica circular, pero limitada a través de un foso, como los que abundan en las islas británicas, y que no habían sido estudiados en ningún otro territorio europeo.

Se tenía conocimiento del yacimiento de A Roda, pero se suponía que un castro más, cuando en el 2006 se empezaron los desmontes del tramo Barreiros Reinante de la autovía del Cantábrico. Existía una mala localización en los planos y las excavadoras llegaron a toparse con los muros circulares. Sin embargo, los arqueólogos encargados de la supervisión de los trabajos se percataron que las cerámicas que se podían visualizar eran muy anteriores a la época castreña y la estructura demasiado pequeña. En este caso, el trazado de la autovía fue modificado y el yacimiento se mantiene en una parcela propiedad del Ministerio de Fomento.

Los arqueólogos en trabajan en el lugar avalan la singularidad de A Roda como un henge, con un espacio de 50 metros de diámetro y una antigüedad que varía entre los 4 mil y los 4.500 años, bajo la sospecha que pueda existir otro henge en el pueblo. Este es el primer henge que se descubre en Europa fuera las Islas Británicas.

El henge consta de un foso exterior entre 3 y 4 metros de diámetro, y uno de profundidad. Se mantiene una entrada de un metro o dos metros de al noroeste, acompañada de una piedra que puede ser uno de los menhires que delimitaba el acceso. Su ubicación se relaciona con la astronomía antigua, pero esto forma parte de los misterios que rondan la estructura y el lugar.

El círculo del henge A Roda está formado por dos muros, y allí se depositó la tierra del foso, dañando la estructura y manteniendo en mal estado el lugar. El punto más alto de esta montaña de tierra puede alcanzar los 3 metros.

En este sentido, el deben valorizar e identificar mejor estas obras, así como han surgido muchos interrogantes e hipótesis, se debe establecer la relación entre las Islas Británicas y Galicia en la Edad de Bronce, debe existir un estudio para identificar otros espacios de la época; pero lo primero que se debe hacer es recuperar el sitio de forma estructural el históricamente, no dejar en el abandono.

Esther R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *